Hidroterapia para perros: qué es y qué beneficios tiene



La hidroterapia canina es el empleo del agua como terapia para aliviar a los perros de ciertos dolores, determinadas patologías y fortalecer sus músculos. También se sirve de la presión que ejerce el líquido elemento en el cuerpo de los canes.
La hidroterapia es una forma de terapia utilizada para aliviar dolores, rehabilitación, aumentar musculatura y reponer articulaciones, ya que el agua amortigua los movimientos minimizando el impacto en las articulaciones. Además el esfuerzo de nadar sirve como un pequeño levantamiento de pesas.
En nuestros amigos perrunos esta técnica puede beneficiarlos de muchas maneras, por ejemplo en perros de mayor edad alivia las articulaciones y reduce los dolores, ayuda a la recuperación luego de enfermedades y aporta beneficios a nivel cardiorespiratorio.

En perros obesos esta actividad física (acompañada de una buena dieta) sirve para reducir el peso, ya que por su condición no podrían ejercitarse de forma regular, pero en el agua la amortiguación de sus movimientos les facilita la movilidad.

Los perros hiperactivos van aman esta terapia, ya que queman toda su energía en el agua, por lo que bajará su estrés y podrán descansar mejor. También sirve de rehabilitación para perros de trabajo o perros que por alguna razón tengan su musculatura o articulaciones atrofiadas, por lo que no puedan caminar bien.

La reducción de malestares o dolores se refleja con el comportamiento del perro, quien estará más aliviado y con mayor energía.

En la hidroterapia se usan cintas subacuáticas para que el perro camine sobre ellas dentro del agua junto a un experto, además de llevar un chaleco salvavidas de ser necesario. Acá se realizan ejercicios concretos como ir de punto A al punto B, pequeñas sesiones de natación y masajes bajo el agua a las articulaciones.

En Santiago existen centros de kinesiología canina como Cekivet, donde se realizan diversos tipos de terapias caninas y felinas.

Aunque para empezar deberían llevar el perro a un veterinario y tener su aprobación, ya que no todos los perros pueden optar por esta terapia, ya que perros que sufran de problemas al corazón, hígado o riñones podrían verse perjudicados estando tanto tiempo en el agua. Otros impedimentos serían alteraciones cutáneas, por ejemplo heridas, incisiones por cirugía o alergias dermatológicas.

Además junto a la terapia es necesario que los perros lleven una dieta sana y una dosis de ejercicio físico.